volver a inicio sanación news contactar
 
 

De qué hablamos...

Sanador, es un canal que permite que las personas, trabajen utilizando su campo energético, para trasladar a través de él diferentes energías.

Energías que sirven para equilibrar y sanar los cuerpos emocional, mental y físicos de todas las personas que deseen y les corresponda ser receptores de esas energías.

Los Sanadores, sólo son los canalizadores de esa energía universal y saben que ellos no son los que sanan. El Sanador es sólo un facilitador de esa energía y su labor es llevarla con humildad, con honestidad hacia las personas que la necesitan.

Un encuentro con un Sanador realmente comprometido con su misión puede resultar una experiencia de un valor incalculable; ya que estimula a la persona no sólo a mejorar su calidad de vida sino que también la hace participar activamente en el proceso de su curación. Proceso que se lleva a cabo entre el paciente y el sanador. Aunque este ultimo es solamente un testigo del resultado. Muy frecuentemente, esta experiencia hace cambiar la actitud del enfermo frente a su existencia; debido a que suele adquirir una fortaleza interior que de otra forma no la hubiera alcanzado.

 
 

 

 
 

Andrés Jaso (50 años) – Pamplona

Tenía una doble hernia discal entre L4, L5, L6, llevaba 2 meses de baja, el dolor era insoportable no había postura que me consolase, tan solo un poco de alivio en la posición tumbada en un triclineo como los emperadores romanos y a cuatro patas fui en esta postura como me llevó mi primo en coche a Madrid y como llegué a la puerta de su consulta.
Vicente queriendo quitar dramatismo dijo a mi mujer que me acompañaba, ¡qué perrillo más raro lleva Ud¡.
Había estado 15 días hospitalizado en Clínica, pero no había nada que me pudiera quitar el dolor.
Así me atendió Vicente a 4 patas, y tras un rato me pidió que si me podía levantar sin dolor, lo hice y sin dolor mi alegría fue tremenda, la vuelta a Pamplona la hice sentado normalmente, incluso comí en la mesa de un restaurante como todos y sin dolor, mi primo que había sido sacerdote, de vez en cuando decía, ¡si no lo veo no lo creo!.
Luego le visité varias veces más.

 
 
Home | Sanación | Testimonios | Historia | Contactar

© Vicente Pinto